domingo, 6 de septiembre de 2020

Pollo Tandoori


El pollo tandoori es una de las recetas más conocidas de la cocina hindú y pakistaní. Consiste en marinar el pollo en una mezcla de yogur y especias y luego cocinarlo en el horno tandoor, de ahí viene su nombre. Este es un horno de barro donde habitualmente se usa carbón vegetal para el fuego. La temperatura de este horno puede alcanzar hasta 400ºC y los alimentos cocinados en él, cogen el sabor ahumado del carbón.
Para preparar el pollo tandoori se utilizan habitualmente los cuartos traseros del pollo. Esta receta se puede preparar en casa utilizando un horno normal, el pollo queda igual de sabroso solo que no tendrá ese olor y sabor ahumado del carbón.

Ingredientes:
-2 o 3 muslitos de pollo por comensal
-2 yogures naturales sin azúcar
-2 chucharadas de pimentón dulce de la vera
-1 cucharada de cúrcuma
-1 cucharada de ajo en polvo
-1 cucharada de comino
-1 cucharada de pimienta negra molida
-1 cucharada de gengibre en polvo
-1 cucharada de orégano
-Zumo de una lima
-Aceite de oliva virgen extra
-Agua
-Sal

Elaboración:
En un bol mezclamos los yogures con todas las especias, un chorrito de aceite y el zumo de la lima. Mezclamos todo muy bien hasta que nos quede una mezcla homogénea llena de color y sabor. Si queda muy espesa podemos poner un poco de agua para hacerla más ligera, pero no demasiado porque tiene que envolver bien la carne.
Sazonamos los muslitos de pollo y los colocamos en una fuente apta para el horno. Untamos el pollo con la mezcla que hemos preparado con el yogur y las especias hasta que toda la carne quede bien impregnada. Cubrimos con papel film y dejamos reposar como mínimo media hora en la nevera.


Encendemos el horno a 190ºC con calor arriba y abajo, metemos la fuente con el pollo y lo dejamos hacer durante unos 50 minutos aproximadamente, dando la vuelta a los muslitos de vez en cuando.
Podemos servir este pollo tandoori acompañado de un arroz blanco que le va perfectamente.
La salsa de este pollo tandoori con esa combinación de sabores es impresionante, ya lo veréis.




martes, 1 de septiembre de 2020

Pastel de tres leches



¡¡El pastel o torta de tres leches es uno de los dulces más ricos que hayáis probado nunca!! Es tradicional y muy popular en los países de Latinoamérica y se trata de un bizcocho genovés que se baña con tres tipos de leche: leche condensada, leche evaporada y nata líquida o crema de leche. Se suele cubrir con merengue pero también admite una cobertura de nata montada o servirlo tal cuál.

Ingredientes:
-3 huevos
-70 gr de harina de trigo
-80 gr de azúcar
-1 cucharadita de levadura química
-80 gr de leche condensada
-100 ml de nata líquida
-150 ml de leche evaporada
-Un pellizco de sal

Elaboración:
Precalentamos el horno a 175ºC.
Separamos las claras de las yemas y batimos las primeras, con unas varillas eléctricas, hasta que empiecen a tomar cuerpo. Ahora añadimos el azúcar, poco a poco, y continuamos batiendo hasta que estén bien firmes. En este momento incorporamos las yemas, de una en una y sin dejar de batir hasta que estén bien integradas.
A continuación añadimos la harina, la levadura y la sal tamizadas. Mezclamos suavemente con una espátula de silicona y con movimientos envolventes, de abajo hacia arriba, para que la mezcla no se baje.
Forramos un molde de unos 22 cm con papel de horno, vertemos la masa y alisamos la superficie. Introducimos el molde en el horno y lo dejamos cocer, con calor arriba y abajo, durante unos 25 minutos aproximadamente.
Retiramos el molde del horno y dejamos atemperar el bizcocho genovés. Seguidamente, pinchamos toda la superficie del bizcocho con un palo de brocheta para que absorba bien la mezcla de las tres leches.
Ahora vamos a preparar las tres leche y para ello, batimos la leche condensada con la nata líquida y la leche evaporada. Añadimos esta mezcla al bizcocho, poco a poco y con la ayuda de una cuchara para extenderla por toda la superficie y que de esta manera el bizcocho quede bien calado por todos los lados.
Cubrimos el molde con papel film y lo metemos en la nevera como mínimo cuatro horas. Desmoldamos el pastel de tres leches y lo decoramos a nuestro gusto.
¡Espero que os guste!


jueves, 20 de agosto de 2020

Albóndigas en salsa de cerveza


El sabor amargo y ligeramente dulce que aporta la cerveza a cualquier guiso siempre resulta delicioso, y lo podemos comprobar en platos como éste de albóndigas en salsa de cerveza. Un plato de lo más completo, sabroso, barato y sin complicaciones. Una receta casera y fácil que gustará a todos porque la salsa de cerveza está espectacular. Espero que os gusten.

Ingredientes:

Para las albóndigas:
-1/2 kg de carne picada de pavo y pollo o la que más os guste a vosotros
-1 huevo
-1 cucharada de perejil
-2 dientes de ajo
-3 cucharadas de pan rallado
-100 gr de taquitos de jamón serrano
-Pimienta negra
-Harina para rebozar
-Sal
Para la salsa:
-1 cebolla
-1 diente de ajo
-1 tomate
-1 zanahoria
-1 cucharada de harina
-1/2 cucharadita de curry
-1 lata de cerveza
-1 pastilla de caldo de pollo
-2 vasos de agua
-Colorante alimentario
-Aceite de oliva virgen extra

Elaboración:

En un bol amplio ponemos la carne picada, el huevo, los taquitos de jamón, el ajo pelado y picadito, el pan rallado, el perejil, sal y pimienta. Mezclamos hasta que todo esté bien integrado. Con esta mezcla hacemos unas bolas pequeñas y las pasamos por harina. En una sartén con abundante aceite de oliva virgen extra, freímos las albóndigas hasta que estén doradas, las retiramos y las reservamos en un plato con papel de cocina.
Pelamos la cebolla, el ajo, el tomate y la zanahoria, los cortamos en trozos pequeños. En el mismo aceite de freír las albóndigas, si es mucho quitamos un poco, pochamos la cebolla junto con el ajo y la zanahoria. Cuando la verdura esté blandita agregamos el tomate y dejamos hacer hasta que suelte todo el agua. En este momento incorporamos la cucharada de harina y damos unas vueltas para que se tueste un poco y no sepa a cruda. Seguidamente añadimos la cerveza, removemos y dejamos hacer un minuto. Pasamos todo al vaso de la batidora y lo trituramos bien. Ponemos las albóndigas en una cazuela y vertemos sobre ellas el contenido del vaso de la batidora, ponemos el curry, la pastilla de caldo desmenuzada, un poquito de colorante y el agua. Dejamos cocer a fuego lento unos 10 minutos, hasta que espese la salsa de cerveza y... a comer!!

martes, 18 de agosto de 2020

Tarta fría de yogur y café



En verano solo apetecen cosas frescas y eso también incluye a los postres, una buena opción son las tartas frías que son fáciles y se hacen en un momento. Hoy os traigo esta tarta fría de yogur y café, una combinación de sabores que compaginan a la perfección.




Ingredientes:

Para la base:
-10 o 12 sobáos
-125 ml de leche

Para la capa de yogur:
-2 yogures azucarados tipo griego
-150 gr de queso Ricotta
-50 ml de leche
-50 gr de azúcar
-4 láminas de gelatina neutra

Para la capa de café:
-150 gr de chocolate negro
-80 ml de café 
-100 ml de nata para montar
-50 gr de azúcar
-4 hojas de gelatina neutra

Para decorar:
-Cacao en polvo

Elaboración:

Cubrimos la base de un molde desmontable de unos 20 cm. con los sobáos, rellenado bien todos los huecos. Apretamos bien para compactar la base y con una brocha de cocina empapamos los sobáos con la leche. Reservamos.
Ahora preparamos la capa de café y para ello, ponemos cuatro hojas de gelatina a remojo en agua fría, durante cinco minutos para que se hidraten. Mientras tanto calentamos el café junto con el azúcar y  añadimos la gelatina escurrida. Removemos hasta que quede bien diluida. Troceamos el chocolate y lo fundimos al baño María o en el microondas. Una vez fundido lo añadimos al café con la gelatina. Incorporamos también la nata, mezclamos hasta que todo esté bien integrado y vertemos la mezcla en el molde sobre la capa de sobáos. Metemos el molde en la nevera y lo dejamos enfriar por lo menos dos horas.
Cuando la capa de café haya cuajado vamos preparando la capa de yogur.
Ponemos a hidratar la gelatina igual que hicimos para la capa de café.
En el vaso de la batidora ponemos el queso ricotta, el yogur y el azúcar y batimos hasta obtener una mezcla homogénea. Ahora calentamos la leche y diluimos la gelatina, bien escurrida, en ella. Añadimos a la mezcla de queso y yogur y mezclamos.
A continuación, sacamos el molde de la nevera y, con ayuda de un tenedor, rayamos toda la superficie de la capa de café para que se adhiera bien la de yogur y no se escurra al cortar la tarta.
Vertemos la capa de yogur  sobre la de café, metemos el molde en la nevera y dejamos enfriar la tarta hasta el día siguiente. Si queremos comerla el mismo día hay que dejarla enfriar como mínimo cuatro horas.
Antes de servirla la ponemos en un plato o fuente de servir, la sacamos del molde y espolvoreamos toda la superficie con cacao en polvo.
¡¡¡Seguro que os va a encantar!!!



miércoles, 12 de agosto de 2020

Solomillo de pavo al whisky


Hoy os propongo una de esas recetas que, cuando terminamos de comer no hay que limpiar el plato porque ya lo hemos hecho con el pan: solomillo de pavo al whisky. Una receta sencilla y con pocas calorías, ya que el solomillo de pavo es una carne blanca baja en grasa muy recomendable desde el punto de vista nutricional.
¡Venga! vamos a la cocina...

Ingredientes:
-1 solomillo de pavo por persona
-300 ml de whisky
-1 cabeza de ajos
-1 limón
-Aceite de oliva virgen extra
-Pimienta negra
-Sal

Elaboración:
Comenzamos haciendo unos cortes al solomillo para que se haga bien por dentro. Salpimentamos y reservamos.
En una sartén pondremos un poco de aceite de oliva virgen extra y doramos los solomillos por ambos lados; los retiramos de la sartén y los ponemos en una cazuela. Reservamos.
En el mismo aceite donde hemos hecho la carne, doramos los ajos pelados pero enteros. Cuando empiecen a tomar color añadimos el whisky y dejamos cocinar dos o tres minutos para asegurarnos que se evapora el alcohol. A continuación ponemos el zumo del limón y sazonamos a nuestro gusto. Ahora vertemos la salsa de whisky sobre los solomillos de pavo y los dejamos hacer unos 5 o 10 minutos a fuego medio - bajo. Retiramos del fuego y servimos caliente acompañado de un puré de patatas, unas patatas fritas o unas patatas asadas.

lunes, 10 de agosto de 2020

Pastel de queso japonés



El pastel de queso japonés es una de las versiones más ligeras y suaves de las tradicionales tartas de queso. Se trata de un pastel suave y muy esponjoso típico de los restaurantes y cafeterías japonesas, llamado fuwa-fuwa. Horneado al baño María, el resultado es un cheesecake  que se deshace en la boca, esponjoso, suave y con un sabor inigualable. Tanto que creo que a partir de ahora será mi tarta de queso preferida.

Ingredientes:
-250 gr de queso tipo Philadelphia
-120 gr de azúcar
-100 ml de leche
-60 gr de harina de trigo
-60 gr de Maizena
-50 gr de mantequilla
-6 huevos
-Zumo de medio limón

Elaboración:
Mezclamos la harina con la Maizena y reservamos.
Cascamos los huevos y separamos las claras de las yemas. Reservamos.
Mezclamos el queso crema con la leche y la mantequilla y batimos bien con unas varillas. Una vez esté todo bien mezclado, añadimos las yemas y el zumo de limón. Batimos bien hasta que todo quede bien integrado.
En este punto encendemos el horno a 150º C, con calor arriba y abajo, y metemos una bandeja con agua, ya que el pastel de queso japonés se hace al baño María.
Preparamos el molde untándolo con mantequilla en las paredes y el fondo y forrándolo con papel de horno. Reservamos.
Ahora seguimos preparando la masa del pastel y para ello vamos incorporando la mezcla de harinas, poco a poco, tamizándo y batiendo al mismo tiempo. Cuando la harina esté bien integrada en la masa reservamos.
Con unas varillas eléctricas, comenzamos a montar las claras y una vez tomen cuerpo vamos añadiendo el azúcar poco a poco. Hay que montarlas hasta que al volcar el recipiente estas no se caigan, la textura será la de un merengue.
Ahora las vamos añadiendo a la mezcla anterior, poco a poco, y con movimientos envolventes para que no se bajen.
Vertemos la mezcla en el molde que ya tenemos preparado y lo ponemos en el horno al baño María. Dejamos hornear durante unos 60 minutos aproximadamente, el tiempo depende mucho de cada horno. Retiramos del horno y dejamos enfriar bien antes de sacarlo del molde.
Podéis disfrutarla tal cual o decorada con azúcar glas, nata, ganaché de chocolate o lo que más os apetezca.
¡¡Está riquísima y queda super esponjosa!!



domingo, 9 de agosto de 2020

Crepes de jamón y bechamel

Hoy vamos a preparar unas deliciosas crepes de jamón y bechamel que son ideales para la cena.  Las crepes son una de las masas más versátiles que podemos encontrar, dulces o saladas, nos ayudarán a cocinar algo rápido y delicioso perfecto para un desayuno, comida, merienda o cena. Con unos ingredientes básicos y una masa que se prepara en un momento obtenemos un plato de diez que gustará a todos.

Ingredientes:
Para la masa:
-2 huevos
-200 gr de harina de trigo
-250 ml de leche
-1 cucharada de mantequilla
-Sal
Para el relleno:
-1 cucharada de harina
-50 gr de mantequilla
-100 gr de jamón serrano
-Queso rallado
-Leche
-Nuez moscada
-Orégano
-Sal

Elaboración:
Comenzamos preparando la masa de los crepes y para ello batimos los huevos con la leche y una pizca de sal. Incorporamos la harina y batimos con la batidora hasta obtener una masa cremosa y sin grumos. Añadimos la mantequilla derretida, mezclamos bien y dejamos reposar en la nevera durante unos 20 minutos aproximadamente.
Mientras tanto iremos preparando la bechamel para el relleno. 
Derretimos la mantequilla en un cazo y añadimos la cucharada de harina, trabajamos bien esta mezcla para que la harina se tueste un poco y no sepa a crudo. Ahora vamos añadiendo, poco a poco, la leche y la vamos incorporando con ayuda de unas varillas sin dejar de remover. Ponemos una pizca de sal y un poquito de nuez moscada y seguimos añadiendo leche hasta obtener una bechamel suave, no muy densa. Ahora es el momento de incorporar el jamón en taquitos pequeños, dos cucharadas soperas de queso rallado y un poco de orégano. Mezclamos bien y reservamos.
Untamos el fondo de una sartén con mantequilla y la ponemos en el fuego, cuando esté caliente ponemos un cucharón, más o menos, de la masa de las crepes. Movemos para extenderla bien por todo el fondo de la sartén y la dejamos dorar un poquito. Damos la vuelta y doramos por el otro lado. Retiramos de la sartén y reservamos en un plato. Repetimos esta operación hasta terminar toda la masa de crepes.
Ahora extendemos bien cada crepe y la rellenamos con la bechamel. Envolvemos y decoramos con más queso rallado y orégano por encima y las gratinamos en el horno durante un par de minutos. Servimos calientes o templadas.